El Gobierno, las sanciones, por Carolina Jaimes

El Gobierno, las sanciones, por Carolina Jaimes

Me gustaría que los personeros del gobierno se mostraran preocupados por la salud de los venezolanos tanto como les preocupan las sanciones. Que se ocuparan de proveer los medicamentos que no hay y que acepten declarar la emergencia humanitaria.

Cada día son más las personas que mueren de mengua. Esas personas no fallecieron de muerte natural: fueron asesinadas por un régimen que no le importa nada ni nadie. ¡Qué contradicción!: fueron asesinadas por el régimen que llegó al poder llenándose la boca cuando hablaba de los ignorados, de los que vivían al margen de la sociedad. Hoy ignora y margina a todos. Ésta es una revolución autodenominada “humanista” y los sinónimos de esta palabra encierran conceptos como consideración, benevolencia, piedad, caridad, misericordia, compasión, bondad, filantropía, sensibilidad, amor… Entonces… ¡hagan honor a su “razón de ser”!

Me gustaría que los personeros del gobierno se mostraran tan interesados en que la gente se alimente bien, tanto como están interesados en que se eliminen las sanciones. Hay hambre pareja y lo que viene es hambruna. Y en vez de combatirla, lo que quieren es que los dueños de los supermercados –ésos que sí se han fajado trabajando de sol a sol- sean quienes paguen por lo que ellos no han hecho ¡No pueden esperar que vendan a pérdida! Desbarataron el aparato productivo del país, no pueden recuperarlo y lo que les interesa son las sanciones. Todavía quedan murales donde aseguran que “gracias a la revolución” los venezolanos hoy comen proteínas. Hay venezolanos –muchos venezolanos- que llevan más de un año sin comer proteínas. Cada día son mayores las denuncias sobre niños desnutridos y de niños muertos por desnutrición. Y Maduro jura que se la está comiendo cuando anuncia bonos de Bs. 700.000. Eso no alcanza para ni dos cartones de huevos. Pero como no hay pan, que siga el circo mientras ven cómo hacen para lograr que la Unión Europea elimine las sanciones.

Me gustaría que los personeros del gobierno se ocuparan de velar por la seguridad de los venezolanos como se ocupan de mover cielo y tierra para que les quiten las sanciones. Chillan, patalean, amenazan. Usan algo tan sagrado como las elecciones para chantajear “más sanciones, más elecciones”, como si las elecciones fueran un castigo. Por supuesto, vistas de la manera que las están planteando, lo son: inhabilitan a quienes pueden ganar, mudan de centros a quienes pueden votar, no abren el registro electoral de los consulados en el exterior y cambian la fecha de las elecciones a su capricho. Usan la ANC, que es ilegal e ilegítima desde su nacimiento, para convocarlas, usurpando el poder electoral…

Me gustaría que los personeros del gobierno se abocaran a resolver el problema económico del país con el mismo afán con el que buscan que cesen las sanciones. Pareciera que el único tema fueran las sanciones. Que lo único que importa fueran las sanciones. Que la prioridad fueran las sanciones. Yo me pregunto ¿por qué les preocupan tanto las sanciones? Las sanciones son para castigar a quienes han desbancado al país. Quien no la debe, no la teme. Si ellos son inocentes como alegan, ¿por qué y para qué se preocupan? Si no tienen bienes en el exterior… ¡que se preocupen quienes se robaron esos reales y ojalá que puedan recuperarse para la nación!

Si ellos no tienen nada que temer, no deberían estar tan preocupados, ¿verdad?…

@cjaimesb

Share this post