Aduaneros migran en busca de oportunidades laborales

Aduaneros migran en busca de oportunidades laborales

Una gran deserción laboral se está registrando en el sector aduanal debido a la extinción de las importaciones tanto en la aduana marítima como en la aérea. Los aduaneros están migrando hacia países del cono sur en busca de mejores oportunidades laborales para cubrir sus necesidades básicas y enviarle dinero a su familia.

El presidente de la Cámara de Comerciantes, Industriales y Aduaneros del estado Vargas (Caduainco), Rusvel Gutiérrez, explicó que en Vargas hay un total de 1 mil 200 agentes aduanales registrados y autorizados para operar, sin contar los almacenadores, consolidadores, transportistas multimodal, courier, entre otros; de los cuales 300 están cumpliendo con los deberes de permisología y solo 60 trabajando de manera intermitente.

“Las operaciones están extinguidas y tenemos un cierre técnico. Nuestros empleados y obreros se han ido a otros rincones del mundo y quienes se han quedado en Venezuela, para sobrevivir están trabajando la construcción, de taxistas o vendiendo perros calientes”.

Gutiérrez destacó que se ha acentuado la crisis portuaria por las erradas políticas económicas de un Gobierno que lo que hace es arremeter contra la empresa privada y precisó que mientras no haya confianza en el país ni seguridad jurídica, las inversiones seguirán palo abajo.

“El importador desde hace 5 años en Venezuela es el Gobierno nacional, que ubica la caída de las importaciones privadas en un 98%. Esto ha obligado a muchas empresas a prescindir de su recurso humano, que es el tesoro y patrimonio de cada aduanera”.

LEER MÁS: Se requieren 18 salarios mínimos para comprar una batería de carro

Para concluir, advirtió que a esto se suma el incremento de los costos de los procedimientos administrativos en los puertos, entre ellos el pago de la renovación de licencia de industrias y comercios, constitución de fianza, contrato de arrendamiento anualizado, bisado del Colegio de Contadores Públicos, impuestos municipales, permiso del Instituto Nacional de Espacios Acuáticos (INEA) y Bolivariana de Puertos, entre otros.

“Eso está por el orden de los 50 millones de bolívares y no están trabajando. Al consultarles sobre el comportamiento de los ingresos y egresos afirman que todo se les va en los pagos. Lamentablemente los números no dan”.

Share this post