Dos hombres fueron asesinados después de denunciar el robo de su vivienda

Dos hombres fueron asesinados después de denunciar el robo de su vivienda

Dos hombres, quienes eran parejas sentimentales, fueron asesinados en el barrio Piedra Roja, kilómetro 11 de El Junquito de un disparo en la cabeza cada uno. Las victimas fueron identificados como Junior Alberto Rodríguez Duarte, de 29 años de edad, y Rosendo Palomino Cordero, de 40 años

Familiares de Rodríguez y Palomino aseguraron que ocho días antes del suceso ambos habían sido víctimas de un robo en la vivienda donde residían. Los ladrones se llevaron bombonas de gas, utensilios de trabajo y otros bienes. Los dos hombres formularon la denuncia ante las autoridades policiales e identificaron a los delincuentes.

Por ello presumen que los atracadores, en venganza, regresaron a la casa y los asesinaron. Familiares de Rodríguez relataron que este regresaba de trabajar como peluquero en la zona y al llegar a su domicilio los homicidas lo sometieron junto con su pareja.

Los familiares de Rodríguez, que prefirieron no identificarse por motivos de seguridad, fueron notificados de lo ocurrido por una mujer que los llamó por teléfono.  Una vecina de la pareja se comunicó con la familia de Palomino con el mismo el fin.

Funcionarios del Cicpc acudieron a la escena del crimen y recaudaron evidencias. Posteriormente levantaron los cadáveres para trasladarlos a la medicatura forense en Bello Monte.

Lea también: Tres sujetos fueron detenidos por contrabandear medicinas a Colombia

Una relación.  Ambos hombres procedían del estado Mérida. Rodríguez era de Tucaní, municipio Caracciolo Parra Olmedo, y Palomino de El Vigía,  municipio Alberto Adriani.  Hace dos años optaron por mudarse a Caracas y tener una vida juntos.  Allegados de Rodríguez afirmaron que él se vestía como mujer y trabajaba como peluquero en el barrio. Familiares de Palomino manifestaron que desconocían su situación sentimental luego de que se divorció de su esposa, y que se desempeñaba como comerciante en el mercado municipal de Catia.

Rodríguez ayudaba a su familia en Mérida y cinco personas dependían directamente de él. Palomino tenía tres hijos menores.

Allegados de Rodríguez esperaban la entrega del cuerpo en la morgue de Bello Monte para trasladarlo y sepultarlo en su estado natal.

Detectives del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas asumieron las averiguaciones del doble homicidio. El objetivo de la policía judicial es dar con el paradero de los responsables del hecho, que se presume que sean delincuentes del sector.

En febrero pasado Albert Andrés Ávila González, de 26 años de edad, fue otra víctima de la inseguridad en el sector Monte Alto, kilómetro 14 de El Junquito. Cuando salía de su casa dos hombres se aproximaron a él para robarle el vehículo Corsa 2002 y le dispararon.

Fuente: El Nacional

Share this post