Crisis del país empeora condición de pacientes con enfermedades depresivas

Crisis del país empeora condición de pacientes con enfermedades depresivas

La muerte de su padre y una ruptura matrimonial fueron los detonantes de su depresión. En cama, con desánimo y aislada de su entorno, transcurrieron los días de una paciente de al menos 40 años de edad, quien fue diagnosticada con depresión.  

La venezolana, que no quiso revelar su identidad, aseguró que a pesar de que ya se encuentra mejor, aún tiene “secuelas” de su cuadro depresivo. “Esto no se lo deseo a nadie”, precisó casi llorando.

“En Venezuela no hay educación sobre la depresión, es vista como cualquier cosa cuando es algo serio”, expresó la mujer que, en ocasiones, suele despertar sin ánimo de hacer sus tareas diarias y sufre dolencias corporales frecuentemente.

Leer también: Estudiantes proponen alternativas de “reconstrucción” para el país

El psicólogo clínico Manuel Fariñas Enez, define la depresión, según los manuales diferenciales estadísticos de psicología y psiquiatría, como: Un trastorno de los estados del ánimo caracterizado por tristeza, melancolía, apatía, desgano, autoestima baja y una autopercepción disminuida.

La Organización Mundial para la Salud calculó que en 2017 al menos 300 millones de personas en el mundo padecían el trastorno, que afecta más a las mujeres que a los hombres. Mundialmente, la depresión aporta un incremento importante a la carga general de morbilidad.

Pedro Delgado, psiquiatra venezolano, explicó que el trastorno generalmente se presenta por primera vez en la edad joven: entre los 25 y 30 años. Aunque en ocasiones suele manifestarse en niños y adolescentes.

“La depresión puede ser leve, moderada o severa. Al referirnos a la última, hablamos de un cuadro depresivo mayor que se acompaña de ideas suicidas y con la posible presencia de síntomas físicos como dolores y molestias que a veces se confunden con otra patología”, indicó el especialista en una entrevista para El Nacional Web.

Delgado precisó que para poder detectar una depresión se necesitan al menos dos semanas, a pesar de que el trastorno podría durar meses y “hasta años”, dependiendo de si es leve, moderado o severo.

“Es una enfermedad de tipo psiquiátrico que requiere control”, aseveró.

Depresión vs. crisis

Ambos especialistas coinciden en que la crisis económica, política y social que atraviesa Venezuela es un factor influyente dentro de un cuadro depresivo. Sin embargo, no es el decisivo.

Fariñas Enez considera que el venezolano ha sabido defenderse de las situaciones que le acontecen. Dijo que los casos de depresiones mayores se presentan más por complicaciones químicas que por factores externos.

“Hay un deterioro a nivel familiar y social que son una variable mucho más importante que una afectación de carencia de materiales o de inestabilidad”, precisó.

Las privaciones, la tensión social, política y las limitaciones económicas como consecuencia de la crisis podrían complicar el estado de salud de una persona depresiva.

Delgado aseguró que si a una persona que sufre de depresión leve se le suman los factores de la situación actual en Venezuela, podría empeorar su condición, lo que la hace correr el riesgo de muerte o de complicaciones médicas.

“No todo el mundo se deprime. El trastorno aparece en aquellas personas que tienen una predisposición constitucional que habitualmente se hereda. Entonces, son más vulnerables a sufrirla. Los factores ambientales como el estrés y las circunstancias en que estamos viviendo definitivamente precipitan depresiones de personas que son vulnerables. No solamente depresión sino muchísimos cuadros psiquiátricos”, precisó el especialista.

Fuente: El Nacional 

Share this post