Trabajadores de Maternidad de Macuto renunciaron por bajos salarios

Trabajadores de Maternidad de Macuto renunciaron por bajos salarios

En la maternidad Ana Teresa de Jesús Ponce, en Macuto, estado Vargas, aproximadamente 124 trabajadores renunciaron debido a los bajos sueldos y por el maltrato que reciben de sus superiores, denunciaron empleados del centro de salud.

Además, son insuficientes los médicos residentes por la alta deserción que ha sufrido; unos, hacia otros centros médicos y otros que han emigrado.

Lea También: Caraqueños pagan 20 millones por camión cisterna

“Es por esta situación que la Sala de Pediatría está abarrotada y los pacientes son referidos al hospital José María Vargas, en La Guaira”, aseguró uno de los empleados, que prefirió mantener su identidad anónima, dijo el diario La Verdad de Vargas.

Agregó que la escasez de medicamentos e insumos en el hospital es crítica. “Tenemos más de dos meses y medios sin reactivos. Con lo poco que contábamos era para los hospitalizados y ya ni eso, porque todo se acabó y sin saber para cuándo volveremos a ser dotados”, informaron.

Señaló que el área de Radiología tiene más de tres meses sin materiales y los pocos que había se agotaron. “Trabajamos con las uñas y no es el deber ser, ya que los hospitales públicos deben contar con todos sus recursos, tal como lo vociferan las autoridades”.

Además de la falta de insumos médicos, los artículos de limpieza también escasean. “Las camareras no están siendo dotadas. No hay ni cloro para desinfectar el lugar, lo cual causa fácilmente la proliferación de enfermedades”.

El trabajador manifestó que este centro de salud pública infantil no está en condiciones para trabajar independientemente. “Estamos pasando penurias; no tenemos con qué trabajar. Para esterilizar debemos ir hasta el Periférico de Pariata y eso no está bien, porque los materiales podrían contaminarse y afectar a los pacientes”.

Otro problema que aqueja a los trabajadores es el transporte, que dificulta la llegada del personal. “Con la situación del transporte se hace difícil llegar a tiempo, por lo que los jefes se molestan. Esto no debería ocurrir, pero no es nuestra culpa”.

El centro cuenta con una ambulancia para atender las emergencias, pero no se da abasto por la cantidad de pacientes que requieren ser trasladados.

Con información de El Nacional

Share this post