El crucero que parece un hotel con parque temático

El crucero que parece un hotel con parque temático

Los cruceros se superan día a día con instalaciones que están más cerca de parques temáticos que de barcos de pasajeros. El último en sumarse a la lista es el Norwegian Bliss, un crucero del que muchos no querrán bajarse aunque visite exóticos puertos del Caribe o misteriosos parajes de Alaska.

El barco cuenta con numerosas novedades disponibles por primera vez en un crucero, entre las que se incluyen la mayor pista de carreras de competición en alta mar y un circuito de combate láser al aire libre. A lo que se unen dos toboganes de dos pisos -el Aqua Racer-, para aquellos intrépidos que quieran pasar de un lado al otro del barco en un tobogán de doble vuelta.

Tras meses de construcción y puesta a punto el décimo sexto buque de la flota de Norwegian Cruise Line, con un peso de alrededor de 167.800 toneladas brutas y una capacidad para 4.000 pasajeros, finaliza su primera travesía el 3 de mayo en Nueva York para iniciar una gira inaugural de costa a costa de EE.UU. Su bautizo oficial será el 30 de mayo en Seattle y el 2 de junio dará inicio a sus travesías de siete días por Alaska durante la temporada de verano.

LEER TAMBIÉN: Así es el hotel de Alaska al que solo se llega volando

Tras la popularidad cosechada a bordo del Norwegian Joy, el barco gemelo del Norwegian Bliss en China, los pasajeros podrán pisar el pedal a fondo en una pista de carreras para coches eléctricos de dos pisos.

El circuito de competición, el más largo en alta mar con aproximadamente 300 metros, hará que el corazón de los pilotos vaya a mil por hora mientras conducen por sus múltiples curvas y giros con cuatro configuraciones de velocidad pensadas para pilotos nóveles, de nivel intermedio y expertos, que podrán alcanzar los 50 kilómetros por hora, con un «impulso turbo» especial disponible en cada vuelta. Los vehículos eléctricos circulan de manera silenciosa para no molestar a aquellos que desean disfrutar de un entorno tranquilo.

Después de sudar un rato, los pasajeros a bordo del Norwegian Bliss pueden refrescarse en la amplia zona de piscina y solárium del barco, que cuenta con dos espaciosas piscinas y seis jacuzzis infinity situados en los laterales del barco. El parque acuático del barco incluye dos toboganes de agua de varios pisos. Ocean Loops, el tobogán de caída libre de alta velocidad, incluye dos tirabuzones, uno que pasa por el lateral del barco y un segundo tirabuzón transparente que llega hasta la cubierta inferior. Por su parte, el tobogán tándem Aqua Racer permite que los pasajeros desciendan a la vez uno junto al otro por los tubos interiores más de 360 pies, con una sección translúcida que ofrece unas increíbles vistas del océano.

Con información de ABC

Share this post