Mira las sustancias que pueden afectar la presión

Mira las sustancias que pueden afectar la presión

La hipertensión arterial es una enfermedad silenciosa, que casi nunca presenta síntomas, y se da por factores como una mala dieta, el sedentarismo, el estrés y factores genéticos.

El uso excesivo de la sal es por lo general el factor más común por los cuales se presentan casos de hipertensión y en la argentina un tercio de la población padece este problema. Pero no solo eso, gran parte de ese grupo no sabe que la padece y solo un cuarto se controla como es debido.

Pero no solo la sal es la responsable de que la presión arterial se dispare, existen otras sustancias que también pueden llevarnos al mismo resultado, incluso algunas que están indicadas para resolver algún otro problema de salud.

La directora del Centro de Hipertensión Arterial, Carol Kotliar, del Hospital Universitario Austral, ubicado en Pilar, provincia de Buenos Aires, comentó: “Recientemente presentamos el análisis de las causas asociadas a la presión alta de 12.300 pacientes que concurrieron al Centro de Hipertensión Arterial del Hospital Austral entre 2007 y 2017, y encontramos que prácticamente 900 personas habían incurrido en el uso crónico de alguna sustancia que podría haber estado relacionada con el aumento de la presión arterial. Es decir que aproximadamente un 6.5% de los hipertensos de este estudio consumían alguna sustancia o fármaco presor”.

Lea también: Al utilizar las redes sociales tu cerebro cambia por completo

Además de la aclaración de la especialista, el instituto emitió un comunicado con las sustancias y los hábitos estrechamente asociados con la hipertensión, y son:

1- El consumo de alimentos con excesiva sal.

2- El uso en exceso de sales sustitutas que también tienen sodio como sal kosher y sal marina.

3- La ingesta de más de dos vasos de alcohol para los hombres y uno para las mujeres.

4- La ingesta de más de 4 tazas grandes de café (250 ml cada una) por día, así como también de bebidas energizantes o que contienen cafeína.

5- El uso de suplementos herbales con efecto laxante.

6- El uso de suplementos naturales para adelgazar con cafeína, hormonas tiroideas o andrógenos.

7- El consumo de antiácidos.

8- El consumo de anti-inflamatorios no esteroides como por ejemplo aspirina.

9- El consumo de descongestivos que contienen fenilefrina o seudoefedrina.

10 -El uso de corticoides inhalatorios en formulaciones orales o inyectables.

11- El uso de medicamentos para infecciones por hongos.

12- Los tratamientos con anticonceptivos orales, inmunosupresores como ciclosporina o eritropoyetina.

“Por supuesto que en todos los casos en los que intervienen fármacos la recomendación es que la persona no se automedique, especialmente si es hipertensa o si tiene antecedentes familiares; así como también que consulte a su médico sobre cada fármaco específico que se le indique tomar”, concluyó Kotliar.

Lo que recomiendan los especialistas como Miguel Schiavone, de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA), es alimentarse de manera adecuada y que se disminuya el consumo de sal, rica en frutas y verduras, realizar actividad física en lo posible 4 veces por semana durante 40 minutos y utilizar técnicas que disminuyan el estrés como el yoga, reiki o mindfulness, son herramientas que ayudan a evitar la aparición de la enfermedad.

Share this post