El primer avión de pasajeros eléctrico comienza a volar

El primer avión de pasajeros eléctrico comienza a volar

Noruega se adelanta a los proyectos de aviación verde en Europa y, esta semana, el propio ministro de Transportes, Ketil Solvik-Olsen, puso a prueba el primer avión de pasajeros completamente eléctrico. El vuelo por los alrededores del aeropuerto de Oslo es un hito en Europa y aventaja de esta manera otras iniciativas, como el taxi CityAirbus con motores eléctricos Siemens de propulsión vertical de despegue y aterrizaje.

El Ejecutivo que dirige la primera ministra conservadora (Høyre) Erna Solberg no esconde su deseo de que el país nórdico lidere la innovación ecológica tanto en Escandinavia como en el resto de Europa: «Noruega está en condiciones de desempeñar el liderazgo en la transformación verde, en particular en la industria de procesos y en la electrificación del sector del transporte», comentó Solberg semanas atrás en el Ayuntamiento de Oslo.

Las políticas públicas para incentivar la innovación ecológica es una de las piedras angulares de la «marca Noruega», que el país nórdico lleva años construyendo. Y una prueba es este avión de pasajeros adquirido por el operador aeroportuario Avinor, cuyo director -Dag Falk-Petersen- dirigió la nave con Solvik-Olsen como pasajero en el vuelo de prueba del pasado lunes. Responsable del control del tráfico aéreo en el país, Avinor opera la mayor parte de los aeropuertos civiles en Noruega y su capital social es controlado al cien por cien por el Estado a través de Transportes.

Desafíos futuros

Oslo ha marcado en su calendario el año de 2025, fecha que el Gobierno noruego se ha impuesto para comenzar a operar con estos aviones: cinco años antes de lo planeado por el joint-venture Airbus-Siemens. Según el Ejecutivo, la meta es que para 2040 todos los vuelos domésticos en Noruega sean eléctricos.

El avión blanco Alpha Electro G2 de dos plazas, fabricado en Eslovenia por Pipistrel y adquirido por Avinor, amplía hacia la aviación la fama que tiene el país escandinavo de ser el principal comprador mundial de coches eléctricos -respaldado por incentivos tales como exenciones impositivas, estacionamiento gratuito y exenciones de los peajes-. En mayo pasado, el 56% de todos los coches vendidos fueron eléctricos o híbridos, frente a un 46% en el mismo mes del año pasado. «Este es un primer ejemplo de que estamos avanzando rápidamente hacia la aviación verde», ha comentado Solvik-Olsen, agregando que «debemos asegurarnos que sea seguro: las personas no volarán si no confían». Noruega es un país montañoso con fiordos e islas remotas, por los que aviones eléctricos para rutas cortas de menos de 200 kilómetros serían ideales.

Con información de ABC

Share this post