Medicamentos para venezolanos en manos de redes ilícitas

Medicamentos para venezolanos en manos de redes ilícitas

En lo que va de año el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel ha emitido seis alertas contra medicamentos ilegales o imitaciones, entre ellos dos esteroides, un antiparasitario, un anestésico, un relajante muscular y una vacuna contra la varicela. Los especialistas previenen que los pacientes afrontan riesgos que pueden ir desde empeoramiento de las condiciones de salud hasta intoxicaciones graves, y que sin una solución del déficit de producción de la industria no habrá respuesta definitiva al problema. Así lo reseña el-nacional.com

En los alrededores de la redoma de Petare pueden encontrarse productos que están desaparecidos en buena parte de la ciudad. Es posible comprar harina de maíz, azúcar, margarina y decenas de artículos por los que los venezolanos hacen largas colas en otros sectores, siempre que se esté dispuesto a pagar el monto que los vendedores piden por el producto, que puede ser dos o tres veces más que en otras partes.

Algunos medicamentos también forman parte de ese inventario, aunque se ofrecen de manera clandestina. Yelibeth, una joven embarazada, se acerca a los transeúntes con la promesa de conseguir productos regulados y, también, si es necesario, medicinas. Ofrece, por ejemplo, Losartán, que se prescribe para el tratamiento de la hipertensión. “No se consigue fácilmente”, explica, “pero nos lo dan a quienes estamos anotados en los CDI”.

En un entorno en el que la escasez de medicamentos para tratar enfermedades comunes como la hipertensión puede rondar entre 80% y 90%, de acuerdo con el más reciente sondeo de la organización no gubernamental Convite, correspondiente a mayo, formas de comercio irregular como esa encuentran un campo propicio para multiplicarse. Luis Francisco Cabezas, director general de la ONG, señala que el monitoreo sobre la falta de medicinas que llevan adelante en cuatro ciudades del país les ha permitido detectar algunos patrones de ilegalidad en el expendio de fármacos. “Se venden medicamentos sin ningún tipo de certificación en Internet, en las calles o, incluso, en establecimientos grandes. También puedes encontrar que se ofrecen fármacos que están vencidos o al detal, en blíster, algo que no se acostumbraba en Venezuela, en presentaciones con las que no se puede garantizar su seguridad o su efectividad”, advierte.

Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica de Venezuela, suma su voz al alerta sobre la facilidad que la realidad venezolana ofrece para todo tipo de irregularidades relacionadas con la venta y distribución de medicamentos, entre ellas la falsificación, el hurto y la estafa. “Tenemos el mejor caldo de cultivo para los ilícitos farmacéuticos”, señala. “No se consiguen en farmacias ni en hospitales fármacos de alto costo para el tratamiento de enfermedades como el cáncer, ni para problemas comunes como la hipertensión, pero encuentras a gente que te ofrece este tipo de medicinas por canales informales, sin registro sanitario, y no se sabe de dónde las obtiene. Los pacientes, en su desesperación, los adquieren sin sopesar los riesgos”.

Para leer la nota completa pulse Aquí

Share this post