El primer juego de la semifinal promete ser un “partidazo”

El primer juego de la semifinal promete ser un “partidazo”

Después de acceder a ese lugar tan deseado como reservado que son las semifinales, Francia y Bélgica tendrán que dilucidar cuál de ellas peleará por ser campeón y quién tendrá que conformarse con aspirar al bronce en la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™. Una final que podría coronar la carrera futbolística de los vencedores está a apenas hora y media de juego.

Los dos equipos acudían al torneo con grandes esperanzas, aunque muchos analistas consideraban que, pese a la enorme calidad de sus planteles, les rodeaban demasiadas incógnitas y no era seguro que lograsen compenetrarse a tiempo para poder presentar su candidatura al título. A pesar de las dudas defensivas que surgieron contra Argentina y Japón respectivamente, se mantuvieron firmes, y Bélgica está protagonizando ahora su mejor gran torneo desde la edición de 1986.

Lee también: El Neymar Challenge es furor en las redes

Ante Francia, los Diablos Rojos se han quedado sin una pieza clave —aunque no tan ostentosa— de su engranaje, Thomas Meunier, quien recibió una segunda tarjeta antes de la clasificación para semifinales. Los Bleus, en cambio, sí podrán contar con el regreso de Blaise Matuidi, una vez cumplida su propia sanción.

El análisis y posibilidades de las selecciones

FRANCIA: Causó sensación contra Argentina por su estilo ofensivo, y se mostró como un auténtico bloque ante Uruguay. Ahora tendrá que vencer al que está siendo el conjunto más espectacular del torneo. La mayor amenaza ofensiva de Bélgica es Eden Hazard, y los franceses apostarán por Ngolo Kanté para neutralizarla. Este duelo entre dos compañeros del Chelsea (y dos de los mejores jugadores de la competición) probablemente resulte decisivo para inclinar la balanza del choque.

BÉLGICA: Sin Meunier, es posible que Roberto Martínez modifique su esquema para adoptar un 4-4-2 clásico con el que contrarrestar a los franceses. En ese caso, Nacer Chadli podría ser titular por la derecha, y Yannick Carrasco regresaría a la otra banda. Los Diablos Rojos parecen estar más preparados que nunca en los aspectos tanto físico como psicológico, así como en cuanto a su fútbol, para demostrar que merecen el calificativo de generación dorada.

Share this post