Los detalles que harán inolvidable el bautizo del príncipe Louis

Los detalles que harán inolvidable el bautizo del príncipe Louis

El tercer hijo de los duques de Cambridge volverá a unir a la Familia Real en una íntima ceremonia que comenzará a las cuatro de la tarde. 

Louis de Cambridge no ha sido visto en público desde que fue presentado al mundo, horas después de nacer, el pasado 23 de abril en las escalares del Ala Lindo del Hospital St. Mary donde nació. Así que la expectación en torno a su bautizo, el próximo lunes 9 de julio, es máxima. ¿Qué podemos esperar de la próxima gran cita de la Familia Windsor?

Para su tercer hijo el príncipe Guillermo y la duquesa de Cambridge están innovando en cuanto a la ceremonia, aunque han elegido el mismo lugar en el que fue bautizado el príncipe George, la Capilla Real del Palacio de St. James, han cambiado de hora, y se celebrará a las 16:00 de la tarde en vez de por la mañana. Una ceremonia que durará unos 40 minutos y a la que se espera que asista un grupo reducido (no más de treinta) de familiares y amigos: la Reina, el príncipe Carlos, la duquesa de Cornualles, los duques de Sussex (hay que recordar que Harry se perdió el bautizo de Charlotte por estar de viaje) y la familia Middleton, con Pippa Middleton luciendo embarazo incluida.

Lea también: Telemundo suspende a cuatro actores por gesto racista hacia los coreanos

De momento se desconoce si asistirá el duque de Edimburgo, cuyas apariciones públicas se han reducido considerablemente desde que se retiró. Por otro lado el bautizo de su bisnieto coincide con una fecha especial para él y para la Reina ya que coincide con el aniversario de su compromiso. Fue un miércoles 9 de julio de 1947 cuando entonces la princesa Isabel anunció su compromiso oficial y su próxima boda con Felipe Mountbatten, Príncipe de Grecia y Dinamarca, con una sesión de fotos en el Palacio de Buckingham.

La quiniela de padrinos

Es uno de los secretos mejor guardados hasta el último momento por lo que se presta a las conjeturas y quinielas. En un país donde cada acontecimiento de la Familia Real pasa por las casas de apuestas, los nombres que más suenan son el de Miguel Head, el antiguo secretario privado del duque de Cambridge; y el de Tiggy Pettifier (de soltera Tiggy Legge-Bourke), la que fue la niñera de Guillermo y Harry durante los duros años noventa y con la que se cree que guardan una estrecha relación, no en vano fue una de las invitadas a la boda de los duques de Sussex.

Aunque estos son los dos nombres por los que más se ha apostado en Ladbrokes, empresa británica de juegos de azar, también se barajan otros nombres como el de Laura Lopes, hija de la duquesa de Cornualles; la exsecretaria de Kate, Rebecca Priestley; las princesas Beatriz y Eugenia de York; o el de las hermanas de Diana de Gales.

Sobre el número de padrinos tampoco hay nada escrito. En el año 2013, para el bautizo de George se seleccionaron cuidadosamente a siete personas, entre las que estaba Zara Tindall y amigos de toda la vida como Oliver Baker y Emilia Jardine-Paterson; sin embargo, dos años después, para el bautizo de Charlotte los elegidos fueron cinco: Sophie Carter, James Meade, Adam Middleton, Laura Fellowes y Thomas van Straubenzee.

Con información de Hola

Share this post