El peligro que significa el consumo de carne para el planeta

El peligro que significa el consumo de carne para el planeta

Una gran cantidad de investigaciones lanzadas durante el año pasado han dejado al descubierto el fuerte impacto que el consumo de carne, especialmente carne de res y cerdo, tiene sobre el medio ambiente al alimentar el cambio climático y contaminar los paisajes y las vías fluviales.

La agricultura industrializada y el inicio de la peor crisis de extinción de especies desde la desaparición de los dinosaurios significa que el ganado y los humanos ahora representan el 96% de todos los mamíferos. Pero a pesar de consumir la gran mayoría de las tierras agrícolas, la carne y los productos lácteos representan solo el 18% de todas las calorías de los alimentos y alrededor de un tercio de las proteínas.

La poderosa huella de la carne de granja no solo es ineficiente. La deforestación para dar paso al ganado, junto con las emisiones de metano de las vacas y el uso de fertilizantes, genera tantas emisiones de gases de efecto invernadero como todos los automóviles, camiones y aviones del mundo. Las prácticas de crianza de carne ponen en riesgo de extinciones masivas de otros animales, así como también generan una importante contaminación de arroyos, ríos y, en última instancia, del océano

En octubre, los científicos advirtieron que se requieren grandes reducciones en el consumo de carne si el mundo quiere evitar un cambio climático peligroso, y el consumo de carne en los países occidentales debe disminuir en un 90%, reemplazado por cinco veces más frijoles y legumbres.

El consumo de carne de cerdo, leche y huevos también deberá disminuir drásticamente, todo a medida que la población mundial se incremente en unas 2 mil millones de personas adicionales para 2050. Los investigadores dijeron que será necesario un cambio global hacia una dieta “flexitaria” para ayudar a mantener la globalidad.

Se han sugerido una serie de medidas para lograr esto, que van desde un impuesto sobre la carne roja hasta la alimentación de algas marinas o para reducir el metano que se escapa en sus eructos. Algunos defensores han promovido comer insectos en lugar de filetes y chuletas de cerdo.

Un camino más probable puede ser el avance del vegetarianismo a través de las carnes cultivadas en laboratorio y la popularidad de los sustitutos veganos como la hamburguesa imposible, que incluso “sangra”. Cualquiera sea la forma de lograr el cambio, existe la esperanza de que 2019 será un año clave en la revisión de un sistema alimentario mundial en quiebra.

Share this post