Consejo Permanente de la OEA debatió sobre crisis humanitaria en Venezuela

Consejo Permanente de la OEA debatió sobre crisis humanitaria en Venezuela

Este miércoles el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos debatió sobre el desplazamiento forzado de venezoloanos y la crisis de la salud en el país.

El debate se realizó precisamente luego de que se confirmó la muerte de un sexto niño en el hospital J. M. de los Ríos, afectado por la escasez de medicamentos y el alojamiento de bacterias en el centro de salud, donde no hay ni siquiera antibióticos.

El secretario general del organismo, Luis Almagro, recordó que 3,7 millones de venezolanos viven en el exilio debido a la crisis. “El drama que vive Venezuela es tal que al propio dictador no le ha quedado más remedio que reconocer la crisis humanitaria”, dijo.

Almagro considera que se deben sumar más esfuerzos para que, de manera conjunta, se pueda ayudar a los venezolanos afectados.

El capitán William Scouten, encargado del Buque USNS Comfort, que asiste a 11 países en respuesta a la crisis venezolana, indicó que el barco cuenta con servicios de cirugía y está capacitado para recibir ayuda por aire o mar.

Hasta el momento, se han atendido en la embarcación 26.706 pacientes: 14.554 han sido pacientes médicos, 3.203 dentales y 8.335 oftalmológicos. Además, han practicado 610 cirugías.

Leon Charles, representante de Haití, dijo que su país se ha beneficiado de la iniciativa del barco y tiene conocimiento del apoyo inmediato que ofrece. “El barco da un mensaje de tranquilidad a los afectados”, agregó sin hacer mención a la crisis en Venezuela.

Una posición similar tuvo Jamaica: ha sido beneficiada por el buque pero no hizo denuncias respecto a la situación.

Al debate asistió el médico internista e infectólogo venezolano Julio Castro, quien recordó que enfermedades como la malaria, la difteria y el sarampión reaparecieron en el país. “La difteria y la malaria se producen en el país porque no se ha vacunado a la gente. El gobierno ha decidido no hacerlo”, lamentó.

Advirtió que los problemas en el sector sanitario ocurren desde mucho antes de las sanciones impuestas por la comunidad internacional. “Esto retrocede 40 años al país y afecta a todo el continente. La mortalidad del sarampión en comunidades indígenas es 67% mayor que en la población general”, señaló. Aseguró que las etnias podrían desaparecer por la incapacidad del sistema de salud.

También denunció que hay escasez de tratamientos para enfermedades como el VIH y la tuberculosis, que pueden ser controladas o prevenirse.

El Nacional.