“Big Papi” ya está en el Massachusetts General Hospital de Boston

“Big Papi” ya está en el Massachusetts General Hospital de Boston

El legendario expelotero dominicano David Ortiz “Big Papi” ya llegó a Boston procedente de Santo Domingo y fue internado de inmediato en el Massachusetts General Hospital, donde será tratado de las graves heridas que sufrió el domingo en su ciudad natal al recibir un disparo de bala.

Mientras, en el Fenway Park de Boston, donde se jugaba el partido entre los Medias Rojas, el exequipo de “Big Papi” y los Vigilantes de Texas, en la undécima entrada, se dio a conocer la llegada a Boston del avión ambulancia privado que le había puesto el equipo para que fuese trasladado desde Santo Domingo.

La noche del domingo, Ortiz recibió un disparo de arma de fuego y la bala le penetró por la espalda y atravesó todo el abdomen, donde le afecto varios órganos como el intestino grueso y el delgado, además de tenerle que extirpar la vesícula, lo que le permitió a los doctores llegar al hígado que también había sido afectado y necesitaba repararle la herida.

El doctor José Ángel González, que dirigió el equipo médico que operó a “Big Dadi” durante más de seis horas, dijo que el expelotero podría recuperarse con normalidad y que en principio no consideraba que fuese a tener graves secuelas.

Como se esperaba a su llegada a Boston, el hermetismo médico es completo por parte del centro hospitalario en el que fue ingresado y al que llegó en ambulancia escoltada por la policía, sin que los periodistas pudiesen traspasar un perímetro que fue establecido por la fuerza pública.

Por su parte, los Medias Rojas, a través del presidente de operaciones, Dave Dombrowski, reiteraron que lo único importante ahora era que Ortiz pudiese tener el mejor cuidado médico para que se recuperase lo antes posible y pusiese estar de nuevo con todos en el Fenway Park.

“Es sorprendente cuando recibes este tipo de noticias”, admitió Dombrowski. “Tu corazón se dirige de inmediato a su familia. También fue difícil recopilar información que era precisa. Realmente estás temblando, es a lo que se reduce cuando escuchas algo como esto”.

Pero ahora todos dentro de la organización de los Medias Rojas están más tranquilos al saber que Ortiz se encuentra en manos de los doctores que serán los que tengan que hacer su labor para que pueda recuperarse por completo.

Justo antes del partido de los Medias Rojas contra los Vigilantes, que al final perdieron en 11 entradas por 3-4, en el Fenway Park, el equipo rindió homenaje a Ortiz con un anuncio del locutor de discursos públicos y un mensaje en el marcador.

Justo a la derecha de una imagen del retirado número 34 que visitó Ortiz como pelotero de los Medias Rojas estaba la inscripción: “Enviamos nuestro amor a David Ortiz”.

Durante varios segundos, los miles de espectadores que acudieron al partido guardaron un breve silencio en reconocimiento a Ortiz. Y luego aplaudieron.

Un par de minutos más tarde, un montaje destacado terminó con una imagen de Ortiz agitando los brazos a la multitud después de su último juego. La multitud aplaudió de nuevo.

Al final del encuentro, los seguidores de los Medias Rojas, a pesar que su equipo perdió, salieron felices del Fenway Park al conocer que su gran “ídolo” y “héroe” estaba ya con ellos en la ciudad por la que tanto hizo dentro y fuera del diamante.

Ortiz, de 43 años, conectó 541 jonrones en su carrera y llevó a los Medias Rojas a los campeonatos de la Serie Mundial en 2004, 2007 y 2013, antes de retirarse después de la temporada 2016.

El legendario pelotero dominicano fue nombrado Jugador Más Valioso (MVP) del Clásico de Otoño 2013.

Durante sus 14 temporadas con los Medias Rojas, fue 10 veces All-Star y siete veces ganador del Silver Slugger. Ortiz también tiene el récord de una temporada de los Medias Rojas en cuadrangulares al pegar 54, que estableció en 2006.

Entre los bateadores designados, Ortiz es el líder de todos los tiempos en la historia de las Grandes Ligas con 485 cuadrangulares, carreras impulsadas (1.569) y imparables (2.192).

Ortiz será elegible a ser miembro del Salón de la Fama del Béisbol Nacional en la Clase del Año 2022, donde podría salir elegido en su primera presentación a la votación.

EFE.