Comandante militar de Escamoto: Si no hubiera huido sería un Acosta Arévalo

Comandante militar de Escamoto: Si no hubiera huido sería un Acosta Arévalo

La reciente muerte del capitán de la Armada venezolana Rafael Acosta Arévalo y el informe presentado por las Naciones Unidas sobre la represión de Nicolás Maduro contra sus oponentes, han instalado una certeza dentro y fuera de Venezuela: la revolución bolivariana tortura y asesina en las mazmorras de su servicios de inteligencia. La misma certeza fue la que llevó al comandante del Ejército José Gregorio Basante, hasta mayo al frente de la base militar de Escamoto, en el estado Bolívar, en la frontera con Brasil, a tomar la decisión de huir.

Dos meses después, Basante se encuentra con su esposa y dos niños pequeños en Brasilia, donde será el primer agregado militar en Brasil del líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 gobiernos, incluido el brasileño. En entrevista exclusiva con GLOBO, confirmó el papel de la Inteligencia venezolana armada en Brasil, habló sobre la corrupción en las Fuerza Armada Nacional Bolivariana, las técnicas de tortura y el malestar en las bases militares, así como de las dificultades para organizar una rebelión contra Nicolás Maduro.

Hijo dentro de la maleta

Basante, que vivía en la casa de un soldado brasileño que conoció hace años, dijo que hasta hace poco su hija de tres meses dormía en una maleta. Quería hacer una diferencia entre él y el agregado militar de Maduro en Brasil, general Manuel Antonio Barroso Alberto, quien, a pesar del apoyo del gobierno de Jair Bolsonaro a Guaidó, mantiene relaciones con las autoridades brasileñas.

“Me gustaría que el general Barroso nos dijera si alguna vez comió lo que nosotros, militares incorruptos, hemos recibido en los buzones de Clap que entrega el gobierno”. ¿Cómo podemos no estar insatisfechos si sufrimos los mismos problemas que las personas? Mi padre y mi cuñado tienen cáncer y no tienen acceso a medicamentos”, dijo Basante, refiriéndose a la canasta básica de alimentos proporcionada por los llamados Comités Locales de Suministro y Producción, CLAP.

El comandante dijo que Maduro no confía en la FANB porque sus principales aliados ya se han convertido en generales, por lo que confía en cuatro “tropas de choque”: la Dirección General de Contrainteligencia Militar, Dgcim, las Fuerzas de Acción Especial (Faes) el Servicio de Inteligencia Bolivariano (Sebin) y los colectivos (parapolicial).

Basante afirmó que agentes de la Dgcim y el Sebin operan en territorio brasileño y que, por tanto, él y su familia fueron expulsados ​​de Boa Vista, y llevados a Brasilia bajo la protección de la Operación Acolhida, comandada por las Fuerzas Armadas de Brasil en asociación con la Agencia de las Naciones Unidas para Los refugiados. Según el comandante, hace poco más de un mes tres agentes del Sebin fueron arrestados por la Policía Federal en Roraima con armas de fuego y granadas, y trasladados a la prisión de Monte Cristo, donde, según dijo, uno de ellos fue asesinado por otros venezolanos.

“Podría haber sido otro Acosta si no hubiera salido de Venezuela”, aseguró.

Basante dijo que en Venezuela, después de negarse a pagar sobornos de oro a los generales del Ejército para mantenerse en la base Escamoto, fue acusado de contrabando de combustible. Si se hubiera quedado en su país, cree que esta acusación podría haberse usado para arrestarlo, torturarlo e incluso asesinarlo. “Los generales de la FANB son parte de los esquemas de corrupción del gobierno. La atmósfera de insatisfacción comienza con los lugartenientes y los coroneles, por lo que el gobierno utiliza sus tropas de choque para asustarnos”, dice.

“Para nosotros es muy difícil organizar cualquier cosa, cuando todo lo que hacemos se monitoriza de forma milimétrica con la ayuda de rusos y cubanos”, dijo Basante, quien caminó seis kilómetros hacia Brasil, dejando a otros dos niños y muchos familiares.

Salario

El 23 de febrero, el comandante, aún en la región de Santa Elena, ciudad cercana al Pacaraima brasileño, estaba decidido a permitir que los camiones de ayuda tomados por la oposición ingresaran a Venezuela y, por tanto, se encontraba prácticamente encarcelado en el cuartel que mandaba. Basante dice que tiene una excelente relación con los pemones, indígenas que ese día fueron reprimidos por la Guardia Nacional, con resultado de tres muertos.

Fue solo una mujer indígena la que ayudó al comandante y su esposa a escapar. La hija más joven de la pareja tenía solo un mes de nacida y estaba cubierta con una bolsa de plástico para protegerla de la lluvia. Basante dice que todavía no cree todo lo que ha vivido en las últimas semanas.

“Nos enseñaron que el soldado debe permanecer en silencio por el código de disciplina, pero no me callaré”, dijo el hombre que tenía 150 soldados bajo su mando y con quien habló sobre cómo salir de un régimen que, acusó, “está matando” la gente de hambre mientras extrae oro del país”- Hablaremos, por supuesto que hablaremos. Pero el miedo es demasiado grande.

Por ahora, su único documento brasileño es un protocolo de refugiados y pudo abrir una cuenta bancaria. Amigos y conocidos han recaudado fondos para ayudar a la familia. En la hiperinflación de Venezuela, su salario era el equivalente a 40 reales. Mientras tanto, según Basante, Maduro y sus socios, incluido el Ejército de Liberación Nacional de Colombia, “están retirando toneladas de oro de Venezuela”.

– Para evitar las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos, el gobierno y sus socios compran oro de los dólares que pueden extraer de cuentas que aún no han sido bloqueadas.

Una de las células del ELN está operando, dijo, en la región de Tumeremo, a unos 300 kilómetros de Brasil. Allí los guerrilleros colombianos controlan las minas de oro, en una “concesión”, señaló Basante, que negoció con el gobierno. El comandante escapó, pero sabe qué le habría pasado si se hubiera quedado en su país:

“Te atan los brazos y los tobillos, te ponen en el piso y te cubren la cabeza con una bolsa de plástico. Luego comienzan los golpes, especialmente en la región del estómago y el pecho. El objetivo es dejarte sin aliento. Los que no hablan, como debió ser el caso de Acosta, mueren”.

Se calcula que 150 soldados venezolanos han huido a Brasil. Cerca de 900 estarían en territorio colombiano. Aquí, Basante es la patente más alta y ya ha comenzado a trabajar con la embajadora de Guaido en el país, María Teresa Belandria. El comandante será el primer agregado del opositor y también el primer miembro del ejército venezolano que haya huido y ocupará esa posición. En Estados Unidos el gobierno a cargo de Guaidó tiene dos agregados, pero ambos ya estaban en ese país.

Información de El Nacional