«Una masacre»: revelan detalles del sangriento motín en La Modelo, que dejó 23 muertos

«Una masacre»: revelan detalles del sangriento motín en La Modelo, que dejó 23 muertos

Los entrega la revista Semana, que es la que le da ese calificativo al violento amotinamiento que sucedió a mediados de marzo, en esa prisión de Bogotá.

El medio dice que tiene fotografías y videos que demuestran que la revuelta que se presentó en la noche del 21 de marzo en la cárcel Modelo fue el “peor amotinamiento carcelario en la historia del país”, pues se convirtió en una “masacre”.

Para sustentar esa idea, la publicación dice que las necropsias de los presos fallecidos en esa fatídica noche revelan que hubo un excesos graves por parte de los guardias, pues muchos de los muertos fueron baleados por la espalda y “en estado de indefensión“.

Uno de los investigadores le contó a la revista que los uniformados tenían “la firme intención de matar”, pues no hicieron disparos para disuasdir, como “disparar al aire, las piernas o partes no vitales del cuerpo”.

Eso se alinea con las pruebas de necropsia que, según Semana, dicen que la mayoría de los 23 fallecidos tuvieron  moretones en el cuello, en la nunca, y disparos en el torax y la espalda.

“Esto quiere decir que les dispararon desde atrás, en estado de indefensión. Por la trayectoria de los impactos y las posiciones en que quedaron los cuerpos, es claro que no estaban de frente atacando a nadie. Podían estar caminando, corriendo o intentando escaparse, pero definitivamente no estaban atacando a quien les disparó”, narró un forense a la publicación.

Además, videos que la revista dice tener con más de 20 horas de grabación muestran que guardianes, después de tomar el control, “torturaron” a presos: los hicieron recostar en el suelo para patearlos, los obligaron a desnudarse y a caminar a rastras para seguir golpeandolos.

No obstante, esa noche también fue terrorífica para los uniformados que fueron usurpados de sus elementos de protección, amenazados y agredidos por violentos.

Uno de los guardianes narró en el medio que para no morir quemado, tuvo que saltar desde una altura de 8 metros. Aunque sobrevivió al fuego desatado por los presos, quedó con graves heridas, y ademas desarmado.

“Desde allá nos comenzaron a disparar, pero también a todo lo que se moviera”, dijo el guardia, mientras que otro dragonante agregó: “Comenzaron los disparos. Había tiros por todos lados y contra todos”

Incluso los mismos presos le señalaron a la revista que fueron víctimas de compañeros que les robaron zapatos y otras pertenencias, amenazandolos con cuchillos y armas. 

La violenta situación se presentó justo después de que se cancelaron las visitas para prevenir la propagación del coronavirus; sin embargo, la Fiscalía no descartó que el amotinamiento estuviera relacionado con un plan del Eln para ejecutar una fuga masiva. 

Por la “masacre”, como dice Semana que se presentó ahí, la Procuraduría comenzó una investigación y exigió “a las autoridades competentes” tomar medidas “para combatir hacinamiento que presentan hoy los establecimientos penitenciarios del país”.

 

Share this post