Atentado contra un autobús en Afganistán mata a tres niños

Al menos once personas murieron en el último de una semana de atentados similares, algunos reivindicados por Estado Islámico, pero otros fruto de la ofensiva talibán ante la retirada estadounidense.

Al menos 11 civiles murieron, entre ellos tres niños, en un atentado explosivo contra un autobús en el oeste de Afganistán, informaron este domingo funcionarios locales. El atentado se produjo el sábado por la noche en la provincia de Baghdis, limítrofe con Turkmenistán, según informó este domingo (06.06.2021) el gobernador local, Hessamuddin Shams, que precisó que murieron tres niños y ocho adultos (cuatro mujeres y cuatro hombres).

El balance fue confirmado por otro funcionario provincial, Khodadad Tayeb, quien señaló que con la explosión el autobús cayó en un barranco de esta provincia montañosa. El gobernador de Baghdis acusó a los talibanes de ocultar una bomba en la carretera que estalló al paso del autobús, en un contexto de gran incertidumbre y violencia, generada por la retirada acelerada de las fuerzas estadounidenses del país.

Este ataque se produce después de una semana en que han ocurrido al menos cuatro ataques contra minibuses de pasajeros en los barrios chiítas de Kabul, causando una docena de muertos. Dos de esos ataques fueron reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico, cuyos combatientes -presentes según la ONU en el este y el norte del país- apuntan específicamente a la minoría chiíta Hazara.


Los jóvenes afganos temen el regreso del régimen talibán
Al mismo tiempo, los talibanes están intensificando las ofensivas contra las posiciones del ejército afgano en muchas provincias, incluidos los alrededores de Kabul. El sábado anunciaron que «conquistaron el distrito de Deh Yak» en la provincia de Ghazni, a unos 150 km al sur de la capital. Pero las autoridades aseguran que simplemente «reubicaron» sus fuerzas en otra zona en una «retirada táctica». Sin embargo, en otras zonas sí han admitido avances de los talibán