«Vamos a sentar a la oposición»: Maduro reiteró disposición de diálogo

Las condiciones que fijó el líder del régimen distan mucho de las de la oposición, lo que está retrasando tomar una decisión final sobre la fecha y lugar que comenzarán las conversaciones, en caso de que, finalmente, se produzcan

Nicolás Maduro reiteró este sábado su disposición a ir «con buena fe» al diálogo con la oposición, al que -espera- se sumen todas las facciones del antichavismo en el momento que estén establecidas todas las condiciones.

«En el momento que se den las condiciones, con una agenda consensuada, lugar de reuniones y los métodos de trabajo, iremos con buena fe al diálogo. Hemos logrado convocar y vamos a sentar en la mesa a las oposiciones venezolanas. ¡Triunfo Revolucionario!». Así lo expresó a través de Twitter.

Pero las condiciones que fijó Maduro distan mucho de las de la oposición, lo que está retrasando tomar una decisión final sobre la fecha y lugar que comenzarán las conversaciones, en caso de que, finalmente, se produzcan.

 

Así lo pone de manifiesto el líder del régimen en un vídeo con el que acompañó a su mensaje en la red social. «En primer lugar, el levantamiento de las sanciones. Y de todas las medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela por parte de los países imperiales de occidente y del norte».

 

Exigencias de Maduro

Maduro exigió que antes de sentarse a negociar, deben levantarse esas sanciones. Mientras que el presidente interino Juan Guaidó planteó el levantamiento a condición de que el régimen ceda en sus posiciones. Esto con el fin de llegar a unas elecciones «democráticas y transparentes», cuyo cronograma exige de inmediato.

«Segundo punto, el reconocimiento de la Constitución venezolana y de los poderes públicos», agregó.

 

Además, Maduro añadió, como tercer requisito, la devolución inmediata de las cuentas bancarias. «Con todo el dinero que ha sido secuestrado en Estados Unidos y en Europa, y de los activos venezolanos», una condición íntimamente ligada a la primera.

Y esta misma semana, sumó una cuarta condición con la que tampoco está de acuerdo Guaidó: que las negociaciones se hagan de manera pública, abierta y con prensa que documente todo lo que se hable y se decida.

Para el opositor, quien se mostró desconfiado de las intenciones de Maduro desde el primer momento, una negociación de micrófono le resta seriedad al proceso.