Venezuela, material sensible para los observadores de la UE

Venezuela, material sensible para los observadores de la UE

La misión de observación electoral de la Unión Europea tiene en sus manos el futuro inmediato de una nación. El informe que se desprenda de los 130 observadores que se repartirán el domingo por toda Venezuela para ser testigos de las elecciones municipales y regionales en las que por primera vez en cinco años va a participar la oposición marcará a corto plazo la ruta para salir de la crisis política y social en la que está inmersa el país.

Un resultado favorable a la organización de los comicios, con las obvias limitaciones que se producen por el control chavista del aparato del Estado, legitimaría la vía de negociación y reconstrucción de la institucionalidad desde dentro del sistema que ha emprendido una parte de la oposición, sobre todo la que vive en el país. Ellos creen que ese es el camino para organizar en unos años unas presidenciales con ciertas garantías en las que se pueda derrotar al presidente, Nicolás Maduro. Otra facción opositora considera que el chavismo no tiene voluntad de ceder poder y que la participación en estas elecciones a la que le quiere dar una apariencia democrática, a su parecer, atornilla a Maduro en el Palacio de Miraflores.

La misión tiene, por tanto, material sensible entre manos. Los observadores se desplegaron el jueves desde Caracas a todos los rincones del país, los 23 estados, incluido el del Amazonas, el de más difícil acceso. “Cualquier irregularidad la reportaremos al CNE (Centro Nacional Electoral). Hasta ahora no ha ocurrido nada, está todo muy bien, todo el mundo está haciendo un esfuerzo extraordinario”, explica Isabel Santos, diputada socialista portuguesa y la jefa de la misión.

En el Parlamento Europeo no todo ha sido consenso en torno a esta aventura. El Partido Popular Europeo decidió no enviar a ningún eurodiputado. “El PPE no forma parte de esta farsa electoral de Maduro en Venezuela”, dijo la diputada Dolors Montserrat para justificar la ausencia. Sus tesis concuerdan con la de los opositores más rígidos, que ven en esto una maniobra del chavismo para ganar tiempo, en cuanto mejora muy levemente la situación del país con la dolarización de su economía y gana algo de crédito en la escena internacional. Venezuela, sin embargo, es hoy día el país más pobre de América Latina.

Share this post

Post Comment