El alto precio de ser enemigo de Trump

El alto precio de ser enemigo de Trump

El presidente Donald Trump deja claro su desdén por California, arremetiendo contra el Estado Dorado como un lugar remoto «sucio» y «horrible», maldecido por los desamparados y los incendios forestales. California, a su vez, ha desafiado a la administración de Trump docenas de veces en temas como las emisiones de los automóviles, la inmigración y las cuotas sindicales.

Pero no es barato ser uno de los enemigos favoritos de Trump. Y en ningún lugar es más evidente que en el cuidado de la salud.

El Fiscal General del Estado, Xavier Becerra, gastó millones de dólares impugnando a la administración de Trump más de una docena de veces en temas de salud. Por ejemplo, ha tomado la iniciativa en la defensa legal de la Ley Federal de Cuidado de Salud Asequible, y en la lucha contra la regla de «carga pública» de la administración, que dificulta que los inmigrantes obtengan el estatus de residencia permanente si usan ciertos beneficios públicos, como el Medicaid.

Y los legisladores estatales están adoptando legislación para contrarrestar las acciones federales de atención médica, acumulando los costos de aprobación y aplicación de nuevas normas, como la prohibición de la venta de planes de salud a corto plazo y la prevención de que el estado imponga requisitos de trabajo a sus beneficiarios del Medicaid.

La cuenta total del estado por su disputa con la Oficina Oval es de al menos cientos de millones de dólares, con miles de millones más en juego. Aquí hay tres formas principales en que California está perdiendo dinero para la atención médica:

FINANCIACIÓN DEL TÍTULO X

En febrero de 2019, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos cambió las reglas del Título X, un programa que financia los servicios de planificación familiar. Bajo las reglas anteriores, los fondos federales no podían pagar abortos.

IMPUESTO SOBRE MEDICAID

Otra gran pérdida para el estado podría venir de una política de impuestos poco acertada.

El impuesto de la Organización de Atención Administrada (MCO) es un recargo sobre los planes de atención administrada que brindan cobertura a unos 10 millones de afiliados a Medi-Cal, el programa de seguro de salud pública de California para personas de bajos ingresos.

Trubune Content Agency

Share this post