El horror que se vive en algunas residencias de ancianos de España

El horror que se vive en algunas residencias de ancianos de España

Son los más débiles, los más vulnerables, los más indefensos. Y en España, el coronavirus se está cebando especialmente con ellos.

Se cuentan ya por decenas y decenas los ancianos fallecidos en residencias de la tercera edad españolas a causa del Covid-19.

Algunos en condiciones absolutamente aterradoras, como esos ancianos cuyos cadáveres completamente abandonados, yaciendo desatendidos en las camas de varios centros de mayores, fueron encontrados el pasado lunes por miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME) cuando acudieron a desinfectar esas instalaciones.

Y no sólo eso: en algunos casos también había residentes conviviendo con esos cadáveres.

Las circunstancias en las que estos días subsisten en algunos centros de mayores los ancianos son deplorables.

Se trata de personas de avanzadas edad, algunas de ellas enfermas, «residiendo en situaciones extremas y malas condiciones de salubridad, así como residentes fallecidos», en palabras de la ministra de ministra de Defensa española, Margarita Robles.

La pandemia de coronavirus está causando estragos en España, donde el covid-19 ya se extiende de manera más rápida y extensa que en Italia. Madrid, de hecho, es la ciudad del mundo en la que más vertiginosamente avanza el Covid-19.

Y este miércoles España se convirtió en el segundo país del mundo con más víctimas mortales por el coronavirus después de Italia, con cerca de 3.500 fallecidos.

Sin mascarillas ni guantes

Las residencias de ancianos literalmente no dan abasto… Sólo en el centro Monte Hermoso de Madrid han fallecido al menos 17 ancianos y unos 70 están contagiados.

«No tenemos nada, las autoridades no nos han dado nada: ni mascarillas, ni guantes de nitrilo, ni bastas, ni tests rápidos… Nada. Nos llaman a diario inspectores, pero la realidad es que el gobierno se ha olvidado de los ancianos, los tiene totalmente abandonados. Culpan a las residencias pero, ¿dónde están las autoridades?», se lamenta Alicia Szurek, directora de la residencia de ancianos Concesol, en Madrid, que aloja a 59 ancianos.

En Concesol están trabajando estos días a destajo. Y sin medios. Los empleados de esta residencia llevan mascarillas de esas que emplean los pintores y que la propia Alicia se encargó de ir comprar a una tienda de bricolaje antes de que se decretara el estado de alarma en España.

También hizo acopio de monos, guantes, termómetros de contacto, gel hidroalcohólico para lavarse las manos, solución alcohólica para limpiar las superficies… Y adquirió

asimismo unas bolsas de basura grandes a las que les han practicado un orificio por el que meten la cabeza los operarios para lavar a los ancianos.

Fuente BBC News

Share this post