Asesinato devela planes de exsoldados estadounidenses para derrocar a Maduro

Asesinato devela planes de exsoldados estadounidenses para derrocar a Maduro

Dos exsoldados del ejército estadounidense se conocieron en Ucrania, donde se incorporaron a una organización paramilitar de extrema derecha. Luego de ser deportados, se propusieron combatir al gobierno venezolano de Nicolás Maduro y matar “comunistas”.

Eso es lo que Alex Zwiefelhofer les dijo a agentes del FBI y a detectives que lo interrogaron en conexión con el asesinato de una pareja de la Florida en abril del 2018. Las autoridades creen que Zwiefelhofer y Craig Land asesinaron a Serafín y Deana Lorenzo para financiar su viaje a Venezuela.

Casi dos años después de los asesinatos, Zwiefelhofer, de 22 años, espera ser juzgado en Forte Myers, Florida, mientras que Lang, de 29, se encuentra en Ucrania, a la espera de que se resuelva un pedido de extradición de Estados Unidos. Lang se casó con una ucraniana el año pasado y está bajo arresto domiciliario. Uno de sus abogados dijo que podría tomar años procesar el pedido de extradición.

Las autoridades estadounidenses pintan a Lang y Zwiefelhofer como dos asesinos a sangre fría. En Ucrania, un abogado dice que el gobierno estadounidense no hizo lo suficiente para ayudar a Lang y a otros veteranos de guerra a adaptarse a la vida de civil.

“Este tipo estaba buscando un lugar en el mundo donde recibir un balazo y morir”, afirmó el abogado de Lang, Dmytro Morhun, en declaraciones a la Associated Press. “Pero encontró una nueva vida, un nuevo amor, una nueva familia” en Ucrania, agregó.

Lang fue dado de baja por el ejército en el 2014. Zwiefelhofer en el 2018, tras ausentarse sin permiso en septiembre del 2016.

Los dos se conocieron en Ucrania en el 2016. Zwiefelhofer les dijo a las autoridades que él y Lang se incorporaron a Right Sector, una organización ultranacionalista que combatía a los separatistas pro-rusos. Batallones de voluntarios ultraderechistas desempeñaron un papel clave en el conflicto que estalló en el 2014 en el este de Ucrania tras la anexión de Crimea por parte de Rusia.

Miles de voluntarios de Europa y Estados Unidos se sumaron a esa lucha. Algunos combatientes extranjeros fueron impulsados por una ideología de supremacistas blancos, pero soldados que conocieron a Lang en Ucrania afirman que nunca expresó puntos de vista extremistas.

Una mujer que peleó a su lado en Ucrania lo describió como alguien “tranquilo y razonable”, pero dijo que tenía problemas personales relacionados con un divorcio y una pelea por la custodia de su hijo. “Se fue a pelear en Ucrania porque no tenía adónde ir”, dijo la mujer, que pidió ser identificada solo por su nombre de pila por razones de seguridad.

En el 2017 Lang y Zwiefelhofer viajaron a África y fueron detenidos por las autoridades de Kenia al tratar de entrar a ese país desde Sudán del Sur. Posteriormente fueron deportados a Estados Unidos.

Fuente AP

Share this post