Hermanos venezolanos demandan para recuperar un megayate de lujo en Miami

Hermanos venezolanos demandan para recuperar un megayate de lujo en Miami

El yate blanco y azul de 98 pies de eslora dale, luce un poco fuera de lugar junto a embarcaciones más modestas atracadas frente a un edificio de apartamentos dilapidado junto al río Miami, cerca del puente de la 12 avenida.

Para empezar, cómo fue que el Leonardo II, de dos motores, construido en Italia e inscrito en Checoslovaquia, terminó aquí? Y más importante, ¿quién es el dueño legítimo del yate de lujo?

Esas preguntas están en el centro de una demanda federal presentada en Miami por una compañía panameña, Violet Advisors, S.A, propiedad de dos acaudalados hermanos venezolanos, Luis e Ignacio Oberto, quienes viven en el edificio de apartamentos de lujo Carillon en Miami Beach.

Los hermanos dicen que pagaron $2 millones por el yate en 2013 y lo trajeron al sur de la Florida, donde alegan que se lo robaron en marzo de un muelle residencial en Miami Beach y lo trasladaron a donde está en este momento en río Miami.

Lo que hace tan extraño la acción legal para recuperar el yate es que los Oberto están bajo investigación por las autoridades federales por su supuesto papel en una amplia trama de sobornos y lavado de dinero en Venezuela, que data del mismo período en que compraron el yate, según fuentes policiales federales familiarizadas con la pesquisa.

Las autoridades federales están investigando la supuesta malversación de los hermanos Oberto de $3,500 millones en Venezuela, donde se sospecha que de hacer préstamos al monopolio petrolero y lavar los pagos a través de un favorable sistema de cambio de divisas del gobierno, para entonces transferir las ganancias a bancos en Suiza y Estados Unidos, según documentos del Departamento de Estado obtenidos por el Miami Herald. Varias cuentas bancarias de los hermanos en Suiza están a nombre de Violet Advisors, la misma compañía que reclama la propiedad del yate en cuestión.

Un abogado que presentó la demanda federal para recuperar la embarcación dijo que “no está autorizado” a hablar del caso públicamente. “No tengo comentarios”, dijo la semana pasada al Herald el abogado Christopher Mills, de West Palm Beach.

Los abogados defensores penales de los Oberto en Miami, Ed Shohat y David O. Markus, también declinaron hacer declaraciones, alegando que no participan en el caso civil.

La Fiscalía Federal de Miami tampoco ha hecho declaraciones, aunque fiscales federales y agentes de Seguridad Nacional pudieran estar interesados en confiscar la embarcación si a fines de este año se presentar cargos contra los Oberto.

Sin importar lo que suceda con la investigación penal, se espera que la disputa civil sobre el yate —conocido ahora por su identificación de comunicaciones marítimas, The Round— sea complicada. La semana pasada, el juez federal de distrito Federico Moreno rechazó una moción de Violet Advisors para confiscar el barco. El juez dijo que los abogados de Violet hicieron “acusaciones serias” de fraude, pero no ha notificado a los acusados en la demanda ni les ha dado la oportunidad de responder.

La demanda, presentada a finales de abril, identifica como demandados al yate mismo y a varias personas y entidades, como Excellent Auto Group, una compañía de Hialeah que dice ha adquirido los derechos legales sobre el yate. La demanda afirma que los “acusados tomaron posesión y control del barco bajo falsas pretensiones con documentos fraudulentos de propiedad y actuaron concertadamente para usar el yate para sus propósitos ilegales”.

William Norris, abogado de Excellent Auto Group, dijo que a su cliente no le han entregado la demanda. “Cuando se reciba, nuestro cliente defenderá vigorosamente su propiedad del yate”, dijo Norris.

Registros judiciales sugieren que Excellent Auto Group compró el yate con los dos motores dañados por $200,000 de manos de Violet Advisors en 2015, pero los abogados de Violet dicen que la factura es fraudulenta.

Los hermanos Oberto, herederos de una acaudalada familia de banqueros en Venezuela, firman que son los únicos accionistas de Violet Advisors y que nunca vendieron la embarcación ni autorizaron su venta a naide. La demanda indica que Violet Advisors compró el yate en Europa en 2013 y que fue transportado a Palm Beach más adelante ese año. Los hermanos dicen que obtuvieron un “certificado de inscripción en Gran Bretaña” en las Islas Caimán que verificaba que Violet Advisors era el propietario del barco y tenía la propiedad. En 2019, lo trasladaron a su residencia junto al mar en North Miami Beach, donde estuvo atracado hasta el 23 de marzo.

Ese día, expresa la demanda, el presidente de Excellent Auto Group, Alberto Alcivar, y el abogado de la empresa, Lance Joseph, fueron a la residencia en 16430 NE 35 Ave., en Norh Miami Beach, e informaron al propietario, Leo Andrea, que el yate atracado en el muelle de la casa “había sido vendido recientemente por Violet Advisors a [Excellent Auto Group] y estaba sujeto a una incautación inmediata”.

“Joseph explicó que tiene licencia para ejercer de abogado en la Florida y advirtió al Sr. Andrea ‘no interferir’ porque el yate fue comprado legalmente según las leyes de la Florida”, indica la emana. “Para apoyar lo dicho, Joseph mostró al Sr. Andrea a ‘varios documentos’ que alegaba probaban la validez de la transacción”, que en la demanda se describen como “documentos fraudulentos de ventas”.

Más tarde esa noche, Alcivar y otras tres personas regresaron a la residencia de Andrea y abordaron el yate, indica la demanda. Andrea llamó a la Policía de North Miami Beach, que envió a un agente a la casa. La demanda acusa a Alcivar de presentar “documentos de préstamos falsos” que fueron entregados por Joseph “para legitimar la supuesta transacción”.

El policía no hizo nada y permitió que “el yate fuera desatracado en medio de la noche” y llevado al lugar donde está ahora en el río Miami, dice la demanda. La embarcación está atracada frente a Bermuda House Apartments, 1160 NW North River Dr., un edificio de apartamentos de dos pisos propiedad de Rio Mio, LLC en Hialeah. El casero alquila el espacio de atraque a Excellent Auto Group, que está haciendo reparaciones al yate.

Joseph, identificado en la demanda como acusado, dijo que no hizo nada mal y que sencillamente estaba ayudando a su cliente, Excellent Auto Group, a sacar el yate de la residencia en North Miami Beach. “Las acusaciones hechas en mi contra en la demanda son completamente falsas”, dijo el viernes.

Alcivar, quien dirige Excellent Auto Group, y su abogado, no pudieron ser contactados para que hicieran declaraciones.

El Nuevo Herald

Share this post