American Airlines dice que tiene 8,000 azafatas de más

American Airlines dice que tiene 8,000 azafatas de más

merican Airlines informó a sus trabajadores el miércoles que tendrá un exceso de asistentes de vuelo de entre siete mil y ocho mil, según las proyecciones de los niveles de vuelos.

Los líderes de American, con sede en Fort Worth, advirtieron que la compañía se enfrenta a una reducción del 30 por ciento de los vuelos en el otoño en comparación con años anteriores. Han estado trabajando furiosamente para reducir el personal a través de jubilaciones anticipadas y bajas con indemnización, pero ya han comenzado a recortar los puestos administrativos y de apoyo.

«Esperamos tener un exceso de entre siete mil y ocho mil asistentes de vuelo este otoño», señaló una carta de Jill Surdek, vicepresidente sénior de servicio de vuelos. «Esto no significa que despediremos a ese número de asistentes de vuelo, pero es un exceso que tendremos que abordar».

El miércoles, la compañía comenzó a revisar algunos de sus programas de asistentes de vuelo, incluyendo el cierre de las bases de asistentes de vuelo en el Aeropuerto Internacional de St. Louis Lambert y Raleigh-Durham. Los asistentes de vuelo de esas bases se reportarán ahora en el Aeropuerto Internacional de DFW y el Aeropuerto Internacional de Charlotte Douglas.

«Hoy temprano, la compañía anunció cambios significativos en nuestra aerolínea que afectarán a nuestra carrera y nuestras vidas en el futuro previsible», señaló una carta de la Association of Proffesional Flight Attendants a los miembros.

Todo esto ocurre mientras American trata de prepararse para una dolorosa caída. La aerolínea ha recibido alrededor de 5 mil 800 millones de dólares en subvenciones y préstamos de estímulo federal para superar los peores meses de la pandemia de COVID-19. El 1º de octubre, las reglas ligadas a ese dinero que prohíben las licencias y los despidos expirarán y todas las aerolíneas se enfrentarán a una caída significativa en el tráfico.

«Además, cada parte de nuestra compañía va a necesitar operar de manera más eficiente en el futuro, dadas las enormes pérdidas financieras que está experimentando y el impacto a largo plazo que esta pandemia tendrá en nuestro nivel de deuda», decía la carta de Surdek. «Esto significa que estamos evaluando todos los aspectos de nuestro negocio, incluyendo los complementos de personal de los asistentes de vuelo, cómo se construyen los horarios, cómo se asignan los vuelos e incluso qué bases de asistentes de vuelo tienen sentido económico en este nuevo panorama».

Aun cuando las aerolíneas piensan que ya han pasado lo peor de la caída de los vuelos, el tráfico de pasajeros en la última semana en las aerolíneas comerciales sigue un 80 por ciento por debajo de hace un año, según datos de la Transportation Security Administration.

«Aunque esperamos que nuestros clientes continúen regresando a los cielos en los próximos meses, la realidad es que esta pandemia ha cambiado nuestro negocio para los próximos años», comentó Surdek. «Cosas como menos vuelos internacionales, menos complementos para la tripulación y menos bases de tripulación son parte de nuestra nueva realidad».

American tenía unos 25 mil 300 asistentes de vuelo para empezar el año. Hasta abril, alrededor de 900 habían optado por la jubilación anticipada y otros nueve mil 500 habían elegido licencias voluntarias de un mes a un año.

American continúa presionando a los empleados para que se jubilen antes de tiempo y se tomen licencias voluntarias, esperando de alguna manera reducir su plantilla laboral de 130 mil empleados.

La reducción del personal de asistentes de vuelo hasta en ocho mil personas se alinearía aproximadamente con las reducciones que la compañía ha dicho que necesitaría en otras áreas. Ya ha indicado que recortaría el personal de administración y apoyo en un 30 por ciento (o aproximadamente cinco mil empleados menos).

El vocero del sindicato de asistentes de vuelo, Paul Hartshorn, declaró que el sindicato está trabajando con la compañía en cómo reducir el número de empleados sin despidos o licencias.

American también informó que reduciría el número de asistentes de vuelo al mínimo en los vuelos internacionales, lo cual variará dependiendo de la aeronave y la longitud. Algunos asistentes de vuelo tendrán que ser reasignados a nuevas bases con los cambios en su estrategia internacional, que incluye menos vuelos desde Los Ángeles y más énfasis en el aeropuerto DFW para los vuelos transpacíficos.

American también está cerrando su Flight Attendant Bidding Resource Center, que responde a las preguntas de los asistentes de vuelo. La compañía no brindó ninguna información adicional sobre el impacto para los empleados del centro de recursos o cuándo cerraría.

«Desafortunadamente, mantener ese canal es caro en estos tiempos», indicó Surdek.

Share this post