FOTOS Y VIDEO: El Sambil y El Tolón son fustigados por pandillas de menores

FOTOS Y VIDEO:  El Sambil y El Tolón son fustigados por pandillas de menores

El asesinato a sangre fría de dos militares el pasado 19 de marzo a manos de menores en las calles impuras del bulevar de Sabana Grande, situado en el municipio Libertador de Caracas, destapó una olla de perversidades, odio, venganza y amenaza, el lado más amargo y nauseabundo de la bajeza social que se presenta en un país golpeado por la indolencia.

La perplejidad se asomó en aquel caso que ahora sigue reventando un hilo de flagelo impulsado por banda de menores en situación de calle que inicia en Sabana Grande, recorre Plaza Venezuela, Chacaíto y ahora se reveló llega a los lados de Chacao, específicamente en los alrededores y dentro del Centro Comercial Sambil.

El Sambil de Chacao recibe diariamente venezolanos de la capital y otros estados del país, pero entre esos visitantes se encuentran un grupo de al menos 15 menores de edad, entre cinco y 15 años, que merodean como acechando a su presa, a víctimas que estén distraídas o que dejan algo de valor a la vista, ya sea comida, teléfonos, relojes, ropa o dinero.

Las niñas son mayoría en esta banda de menores. Vestidos con ropa sucia, malgastada, sus caras manchadas con ciertas partículas y rostros que manifiestan una inocencia perdida, una mente dañada por el vaivén de la codicia, la pobreza y la hambruna, estos menores acechan los alrededores e ingresan al establecimiento para hacer de las suyas.

Los vigilantes del lugar los avistan, inicia un correteo burlón por los pasillos, hasta que logran sacarlos del lugar y no pasan 20 minutos cuando están nuevamente dentro del centro comercial repitiendo la misma faena, una odisea que se repite día a día, desde la 1:00 de la tarde que llegan al sitio hasta las9:00 de la noche.

Amenazas macabras y ataques de improvisto

Un vigilante del centro comercial contó que esa misma banda que azota al Sambil también merodea en El Tolón Fashion Mall, situado en la avenida principal de Las Mercedes, donde hace algunos días hirieron con un cuchillo a un vigilante de ese establecimiento, porque este los sacó del lugar. “Lo esperaron que saliera y lo apuñalearon. Son los mismos que se encuentran aquí en El Sambil”, dijo el vigilante, quien prefirió no identificarse.

En El Sambil los protectores del recinto reciben constantes insultos “aterradores” por parte de este grupo de menores, uno de ellos le gritó a un vigilante “voy por ti”, porque este lo sacó del establecimiento cuando ingresó a robar. Sus lugares preferidos para cometer sus fechorías son el nivel super feria, diversión y autopista del establecimiento comercial de Chacao.

“Si no les das comida te la arrancan, realizan robos de arrebato, si te descuidas te meten la mano en la cartera, te quitan el teléfono. Yo he sacado a varios y me sacan cuchillos y me dicen: ¨Cuando te vea por allá afuera ya sabes¨”, narró un cuidador del centro comercial. Estos menores tienen la costumbre también de esperar que un fumador, en las afueras del recinto, tire la colilla del cigarro en el piso, para luego agarrarla y fumarla, la mayoría tiene esta práctica, además de inhalar o probar todo tipo de drogas.

Sus puntos para cometer actos delictivos son en la entrada del centro comercial, en el recorrido que va hacía la estación Chacao y hasta en la propia estación se colocan, espiando nuevos objetivos para arrebatarles lo que les conviene. El Cooperante, logró captar en fotografía y video a uno de estos menores, que fue señalado por un vigilante de El Sambil como integrante de la banda que azota el lugar. Con una camisa azul sucia, pantalones remangados y un bolso desgastado negro, así lucía el menor que rondaba por la entrada del centro comercial.

Se les sale de las manos

Un funcionario de la policía municipal de Chacao (PoliChacao), quien resguarda los alrededores del establecimiento comercial, reveló que hace dos días tuvo la novedad de que un grupo de adolescentes armados intentó asesinar a un niño de esa banda que azota a El Sambil. Esto debido a rencillas.

El efectivo contó que cuando esa banda de menores cometen actos delictivos comienza el calvario para ellos. “Cuando los agarramos se debe llamar a un fiscal del Ministerio Público y viene alguien de la Lopna, ellos verifican la situación y los tenemos que tener en el comando, eso representa un problema para nosotros porque tenemos que darle abrigo, comida y no contamos con ello”, narró el funcionario. “Esos niños con otros se pelean por la basura, se lanzan botellas y hasta la otra vez hirieron con un  cuchillo a uno de esos mismos niños”, acotó.

 

El Cooperante/Lysaura Fuentes

Loading...

Share this post