Revelaran nombres de los verdaderos propietarios de empresas de maletín

Revelaran nombres de los verdaderos propietarios de empresas de maletín

La constitución de empresas de papel, una de operaciones preferidas para lavar capitales sucios le ha costado al Reino Unido al menos 153 mil millones de dólares. Lujosas propiedades son adquiridas en esta región que ya acusa la distorsión del mercado inmobiliario. El gobierno de este país dijo basta e impulsa nuevas leyes que dejarán al desnudo a cientos de corruptos y evasores de impuestos

Fiorella Perfetto

El pasado 6 de abril se dio a conocer la noticia: el gobierno británico propuso reglas que exigen a las compañías extranjeras que compran propiedades en el Reino Unido que revelen quiénes las poseen, como parte de un plan para frenar el lavado de dinero.

Es así como el Departamento de Negocios, Energía y Estrategia Industrial publicó un documento para recoger opiniones de agentes de bienes raíces, abogados y defensores de los derechos civiles para levantar un registro de propiedad, esto con la finalidad de afinar una estructura legal para detener el lavado de dinero y la evasión de impuestos, informó Reuters.

No es cualquier cosa. Este registro sería el primero de su tipo en el mundo y su modelo será replicado por otros países, en especial por EEUU, uno de los principales destinos de los capitales mal habidos provenientes de la corrupción en países de la región. Todo indica que se estarían afinando los últimos detalles, como por ejemplo, si se considerará o no un delito de tipo penal.

“El registro podría utilizarse para identificar oligarcas y corruptos funcionarios extranjeros que utilizan bienes del Reino Unido como una reserva de valor para ocultar el producto de actos delictivos”, afirma Donald Toon Director de la sección de crímenes financieros de la Agencia Nacional de la Delincuencia.

Y es que la distorsión en los mercados de bienes raíces del Reino Unido y Londres se han convertido en el destino de ingentes capitales producto del lavado de dinero de los regímenes corruptos, que se estima según las organizaciones gubernamentales que la cifra alcanzaría los 122 mil millones de libras esterlinas, unos 153 mil millones de dólares.

“Los criminales y sus lavadores de dinero siempre buscarán ocultar la verdadera identidad de los dueños de bienes y empresas para frustrar las investigaciones y retener los beneficios de sus crímenes. Una mayor transparencia sobre los datos de la propiedad hará que el Reino Unido sea un lugar menos atractivo para lavar dinero y ayudará a los investigadores a localizar y recuperar los ingresos del crimen”, dijo.

El Gobierno británico maneja cifras de escándalo. Estas empresas extranjeras poseen cerca de 100.000 propiedades en Inglaterra y Gales y más de 44.000 en Londres. El ex primer ministro David Cameron, uno de los impulsores de la iniciativa, informó el año pasado que “algunas propiedades de alto valor, especialmente en Londres, están siendo compradas por personas en el extranjero a través de compañías anónimas que usan dinero saqueado o lavado”.

Evasores del mundo, temblad

Los brazos del caso de corrupción en diversas latitudes son tan largos que llegan hasta el viejo continente. Así se ha demostrado en el transcurrir de las investigaciones que se adelantan en Argentina a los expresidentes de ese país Cristina y su esposo Néstor Kirchner, sonoro caso conocido como la ruta K del dinero.

Operadores vinculados al testaferro y mano derecha de los Kirchner, Lázaro Báez, constituyeron empresas en el Reino Unido, algunas mediante el uso de estructuras de caracol (esas donde una empresa es propietaria de otra y esta a su vez es la principal accionista de una tercera y así esconder al verdadero beneficiario) para desviar el dinero que desfalcaron a la nación argentina.

Este caso toca de cerca a Venezuela. Caraota Digital demostró en una investigación anterior  cómo la empresa Sarleaf Limited, (constituida en Inglaterra y que operaba en la Faja Petrolífera del Orinoco) con el aval de su Director Ejecutivo Pedro León, muestra como director a Néstor Marcelo Ramos, el hombre sobre cuyos hombros pesan hoy serias acusaciones por parte de la Fiscalía argentina por ser el principal operador de la corrupción “K”. Ramos habría constituido más de 200 empresas en diversos países para lavar grandes sumas de dinero proveniente de la corrupción durante los gobiernos de la pareja Kirchner.

Otro caso reciente toca a Samark López, el supuesto testaferro del Vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, a quien el Departamento del Tesoro de EEUU incluyó en la lista de sancionados por presuntos vínculos con el narcotráfico. Al menos una de sus empresas fue constituida en Londres.

Se llama Yakima Oil Trading, LLP con filiales en Panamá y Venezuela. Es una de las sociedades que, como afirmó el ex agente federal Michael Vigil, experto en casos de narcotráfico y lavado de dinero,“forma parte de un grupo de empresas relacionadas con los hoy sancionados que podría sobrepasar el centenar”.

Los casos abundan, máxime porque el Gobierno británico podrá recoger también las incidencias de este flagelo en sus territorios de ultramar, que son 14 y que fungen como jugosos paraísos fiscales. La Red de Justicia Fiscal (http://www.taxjustice.net/), coalición que se dedica al monitoreo y estudio de la evasión de impuestos en el mundo, recuerda que de estos territorios británicos al menos la mitad tienen el estatus de jurisdicciones secretas, es decir, sirven de paraguas para proteger el secreto fiscal de las empresas constituidas en ellos o bienes adquiridos en sus territorios.

Allí entran las Islas Vírgenes Británicas, de muy frecuente mención en los registros de empresas pertenecientes a individuos involucrados en casos de corrupción tanto en Venezuela como en el resto del continente. Se cuentan además Anguila, Bermudas, Islas Caimán, Gibraltar, islas Turcos y Caicos y Montserrat. Funcionarios británicos refieren además que las compañías dedicadas a la extracción (petróleo, gas o minería) son las más frecuentes en el uso de esta estrategia de evasión fiscal.

Manual para entender la operación

La opacidad que cubre el secreto fiscal en estos territorios y en los países más ricos es punto de estudio para la Iniciativa de Transparencia en las Industrias de Extracción (EITI) y que recoge el informe del Instituto para el Gobierno de los Recursos Naturales.

Ambas organizaciones impulsan desde 2013 un plan para que los países más industrializados del planeta, instauren medidas de control sobre la constitución de empresas de papel tanto para operar en el sector energético como en otros renglones comerciales y será el Reino Unido y sus territorios los primeros en implantar el sistema que, entre otras medidas, creará un registro público de propietarios de empresas, tipo de licencias, montos de contratos, que estará a la vista de cualquier interesado.

Este informe describe los turbios mecanismos que esconden tras los bastidores de los registros de estas compañías al verdadero tenedor de los beneficios. “Muchas empresas dedicadas a la extracción tienen estructuras de propiedad que dificultan la pregunta ¿de quién es esta empresa?. Una búsqueda de registros corporativos es un primer paso obvio para cualquiera que quiera conocer los propietarios de una sociedad, pero a menudo estos sólo plantean más preguntas”.

Y es que de hecho se trata de complejas estructuras que serán derribadas una vez se aplique la nueva Ley. “Las cadenas que estos individuos han creado son largas: en el papel, las estructuras de propiedad de, por ejemplo, las compañías petroleras parecen árboles dispersos, con una docena o más filiales de empresas matrices, como si se tratase de miembros de una familia. Usan otras personas no naturales para entonces separar la filiales de su casa matriz, por lo que el verdadero dueño de la empresa puede ser difícil de discernir”.

El proceso de encubrimiento del magnate detrás del negocio echa mano de diferentes métodos. Es común usar la sustitución de identidades. No es extraño entonces ver en los registros a miembros de la familia o un “frente” o persona que funge como testaferro según algún acuerdo secreto, que como afirma este estudio “en algunos casos el propietario puede utilizar varios medios legales y extra-legales para controlar las acciones del “frente” que van desde contratos de agencia y poderes hasta extorsión criminal e intimidación”.

También son muy comunes los “alias”, al establecer registros bajo nombres falsos. “Es el caso de Malabu Oil, en el que el ministro de petróleo nigeriano Dan Etete presentó la incorporación con el registro corporativo del país con un nombre ficticio para esconder sus acciones en la empresa petrolera. Cinco días después Etete, en uso de sus atribuciones oficiales otorgó la licencia a Malabu Oil”, reseña el informe.

Otro medio muy frecuente es la tenencia de activos y el envío de pagos en alta mar. Se trata de la creación de entidades jurídicas en lugares lejanos para ofrecer opciones de movilidad de dinero a personas ocultas y de esa manera enmascarar las líneas de beneficio y control.

Los llamados “trust” y empresas tipo “Shell” o caracol entran dentro de los métodos e involucran a muchas personas que terminan siendo cómplices de la operación. “Autoridades en muchos bancos que operan en paraísos fiscales no revelan a los accionistas de la compañía, mucho menos la propiedad beneficiaria y eso muchas veces a cambio de coimas o sobornos. La ubicación en alta mar puede dificultar aún más la labor de los investigadores para identificar los verdaderos propietarios para evaluar y recaudar completamente los impuestos evadidos”.

Otro método de estas empresas que intentan lavar capitales o evadir impuestos consiste en la compra de acciones en otras compañías, independientemente del rendimiento. “Una empresa podría vender activos a grandes descuentos a otra entidad que también controla el propietario oculto, es a fin de cuentas como como pagar y darse el vuelto a sí mismo”.

 

Caraota Digital

Loading...

Share this post