Niños migrantes venezolanos siguen sin escolaridad pese a esfuerzos de los países receptores

Niños migrantes venezolanos siguen sin escolaridad pese a esfuerzos de los países receptores

En Ecuador, Colombia y Perú, cuatro de cada seis niñas venezolanas no estudia por falta de papeles o de cupos.

Familias venezolanas en Colombia y Ecuador no matricularon a sus niños debido a los bajos ingresos en sus hogares, la falta de acceso a dispositivos inteligentes y la baja conectividad a internet, que dificultan seguir un proceso de aprendizaje a distancia durante el período de clases no presenciales por la pandemia de covid-19¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla!

En el Plan Regional de Respuesta para Refugiados y Migrantes de Venezuela 2021 fijaron en 84 millones de dólares el monto a recaudar para ayudar a la migración venezolana en el área educativa, implementando proyectos que le hagan frente, entre otras cosas, a la ausencia de mecanismos de reconocimiento, validación y acreditación de notas o títulos de jóvenes venezolanos.

“En toda la región existe una necesidad urgente de incluir a los niños refugiados y migrantes en los sistemas educativos y políticas. Esta necesidad se agrava para los niños, niñas y adolescentes refugiados y migrantes de Venezuela que llegan sin documentación, (…) que se ha convertido en una de las principales barreras para acceder a la educación en el país de acogida”, reza el documento de la plataforma R4V.

Países firmantes del CAP —entre los que están Venezuela, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú— permiten que niños migrantes accedan a cursos que ayuden a establecer cuál es su grado de avance escolar en diferentes materias en el país al que migraron respecto al país de origen. Sin embargo, las deficiencias de la educación venezolana han generado rencillas entre padres y planteles receptores. “Les cuesta aceptar que sus hijos deben retroceder un curso porque lo que aprendieron en Venezuela no corresponde a lo que se enseña aquí”, reseñan en Proyecto Migración Venezuela.

Share this post

Post Comment